SOCIOPSICODRAMA

FORMACIÓN EN PSICODRAMA

Esta formación está pensada para que los egresados puedan cooperar en los ámbitos de la salud mental, corporal y social con herramientas propias de socio-psicodrama que abarcan un amplio espectro de líneas teóricas, donde los cursantes construyan sus estilos de intervención.
La utilización del psicodrama en sus diversos ámbitos, individual, grupal, social, contribuye a tener puntos de vista desde la multiplicidad y la espontaneidad, y ese es un valor muy potente en el mundo hoy.

CLÍNICA CORPORAL


Área de análisis


1 - Análisis corporal personal

La propuesta de este espacio es pensar el cuerpo desde una producción que no caiga en dogmas. Analizar las escenas alojadas en el cuerpo. Tomar conciencia de las tensiones, localizar contracturas, dificultades posturales, reconocimiento del tono. Propongo trabajar con la imagen del cuerpo: Desde la concientización de la imagen corporal a la espacialización en una escena, como producción de significaciones, multiplicidad.
Las dramatizaciones son canales que permiten encontrarnos con los pliegues del cuerpo.
El cuerpo puede ser el lugar de lo no dicho. Considero la unidad de una sesión como unidad corporal-dramática, encarnación inconsciente del sujeto deseante.

2 - Análisis escénico institucional

Primero habría que definir: ¿qué es intervenir? Podríamos decir que es indagar los modos instituidos de pensar, la intervención es acción, de acompañamiento y de escucha, pero también es una forma de producir grietas en las certezas que se instituyen en los saberes de una institución. La acción y el espacio que se produce son en sí mismos un potente analizador. La intervención reterritorializa el espacio. ¿Qué entiendo por esto? Existen formas de vincularse entre las personas y con la tarea al interior de la institución que son modos habituales que resultan ser eficaces, pero que toman una forma que se constituye en estereotipias que se repiten, una fijeza-estabilidad relativa y transitoria de las formas – figura instituidas (diría Ana Maria Fernandez) que ya no producen, no potencian, por eso decimos que se hace necesario, en un determinado momento abrir a un nuevo territorio que oxigene y produzca cambio, interrogar sobre la inscripción de los dispositivos de poder. Analizar el cuerpo en sus múltiples dimensiones, las emociones que se alojan en el cuerpo y los atravesamientos sociales, que se hacen presentes en cada escena institucional. La afectación y el padecimiento de los trabajadores y los pacientes/alumnos, cuyos cuerpos están atravesados en el diario transitar, por múltiples sentidos que dejan marcas.
A través del trabajo de exploración escénico como acontecimiento y de la acción corporal como posibilidad de análisis de la implicación de los sujetos en la organización, podemos pensar lo institucional y accionar sobre los sujetos implicados. Las escenas constituyen a los cuerpos como reveladores de afectaciones y metaforizan los conflictos subyacentes, permitiendo el acceso a la afectación corporal provocada por la maquinaria institucional.
El objetivo del Análisis Escénico Institucional es re significar el discurso cotidiano que posee una implicación existente en la relación sujeto-institución. Esta re significación permite la construcción de un nuevo conocimiento que compartimos a través de la producción de metáforas dramáticas, donde la liberación de la palabra y del cuerpo permiten reflexionar en el camino transitado hasta aquí por la Institución.
La reflexión produce una demora necesaria en un diálogo también necesario, un diálogo nuevo, donde la palabra acciona, abre, habilita.
En próximos encuentros, utilizamos objetos cotidianos y telas para componer personajes que interactúan en escenas que promueven risas, emociones que nos afectan. También el uso de máscaras es muy interesante como vehículo de transformación. La máscara facilita la comunicación, ya que al jugar y bailar con ellas, en ese ocultamiento/desenmascaramiento del rostro, la persona se permite otra vivencia corporal, que actualiza el recorrido vital perdido, con pasajes de plenitud. Al colocarse la máscara se resignifica ese construir-destruir constante que implica el vivir.

El Método:
El método de intervención se realiza bajo el dispositivo de Taller Grupal, a través de técnicas de juego y dramatizaciones, con finalidad descriptiva, además de espacios para el Grupo de Reflexión como analizador institucional. Comenzamos con unos juegos de movimientos corporales y espaciales como caldeamiento para el trabajo posterior de dramatización. Se pone de manifiesto la maquinaria de la relación terapeuta-paciente, maestro-alumno, explorando los vínculos y la estructura de la institución, que está atravesada por dimensiones deseantes, políticas, económicas, sociales e históricas que deben pensarse desde sus múltiples significaciones, sin reduccionismos, ni certezas interpretativas.
Más arriba decía que nos interrogamos sobre el dispositivo del poder y es allí, en las escenas donde se pone de manifiesto el coeficiente de transversalidad (Guattari) es decir la composición de la cartografía del poder que no siempre tiene la forma del organigrama, allí aparece la subjetividad de cada institución y desde nuestra intervención, sus miembros crean un espacio para vincularse a partir de un cuerpo que se cuestiona a través de la palabra, que sorprende y emociona, se afecta y se potencia.

3 - Análisis grupal y vincular

A partir de la idea que el deseo es producción, entiendo los vínculos entre las personas como maquinas de producción de significaciones. Muchas veces esas máquinas producen territorios de violencia, de aburrimiento, de dominación, etc. Pues entonces analizamos las vivencias de los vínculos y los grupos, a través del trabajo en escenas en tanto máquinas de producción de deseos, dónde se producen obstáculos que generan pasiones tristes y lugares estereotipados que traban la maquinaria de producción. A partir de allí, proponemos multiplicaciones de instantes que son significativos, desde lo artístico, literario, escénico, musical, etc., vamos multiplicando sentidos. El análisis tiene en cuenta que el campo social está atravesado por el deseo y por eso acompaño desde la intervención para que se abran múltiples sentidos que nos den otras formas de mirar y de actuar. La tarea grupal es propuesta por los integrantes y ésta se constituye en el objetivo del grupo.

MASCARADAS CON ADULTOS MAYORES

- La mascarada es un hecho creativo donde el público participa haciéndose sus propias mascaras con técnicas plásticas sencillas y luego interactúa en escenas y juegos corporales con ellas.
- SE CREA UN TERRITORIO IMAGINARIO COMO UN DERECHO PARA ESTAR VIVO. PODER JUGAR Y CREAR A PARTIR DEL TIEMPO.
- Este Taller implica una intensidad en el juego que genera el objeto producido con las propias manos, un pasaje entre lo que desea y lo que se produce que ayuda a comprender otros aspectos de la imagen corporal y esta expresión revitaliza y acompaña.
- La máscara actúa como un facilitador del juego.
- Construyendo lazos colectivos.
- El taller tiene una acción modificadora intensa.
- Modificación del espacio escénico, ya que todo el espacio pasa a ser escenario.
- Hay improvisación y se produce una secuencia en vivo de escenas espontaneas articuladas o no entre sí.
- La participación activa del público modifica la relación actor-espectador y los protagonistas son simultáneos.
- Cuerpo-Escena-Palabra
- Allí la máscara ocupa un lugar particular al trabajar con adultos mayores, ya que este cuerpo es actual, pero también tiene memoria en la piel, posee historias encarnadas, personajes que se actualizan en las escenas de hoy, relaciones con objetos y con otros que se encuentran en los pliegues, allí es donde la máscara y el movimiento cobra significado para los participantes.